Costa Atlántica

Mauritania, la costa atlántica marroquí es de gran belleza. Asilah, Al Jadida, Essaouira, fueron portuguesas y quedan todavía las construcciones de las murallas defensivas, además son Patrimonio de la Humanidad. Essaouira, situada cerca de Marrakech, recibe una gran cantidad de turismo.

No hay que olvidar la kasbah de Los Oudaia en Rabat, frente a Sale, cuna de los piratas berberiscos y también Patrimonio de la Humanidad.

Pero la zona de costa más atractiva es la comprendida entre Agadir y Sidi Ifni a través del parque Nacional de Sous-Masa,

con decenas de calitas impresionantes y unas playas con panorámicas excepcionales que se ven amenazadas por la construcción de complejos turísticos que masificarán sin remedio un entorno natural todavía maravilloso.

Desde Sidi Ifni, la antigua ciudad española donde todavía se conservan muchos vestigios de su presencia, 

y  hacia el sur a Playa Blanca y la desembocadura del oued Draa cerca de Tan Tan,

la costa se convierte en una sucesión de acantilados y playas infinitas mezclados con las estribaciones del desierto todo ello atravesado por solitarias pistas costeras.

Aquí la historia la escribieron los franceses, dejando como muestra numerosos fuertes que lentamente se van quedando en ruinas

Desde Tan Tan hasta Dakhla la costa atlántica saharaui se vuelve bastante inaccesible con acantilados sobre el océano o dunas que llegan hasta el mar.

La crónica de este litoral está plagado de trágicos naufragios